Curanderas en Ronda

CURANDEROS

 Desde los albores de la humanidad, las curanderas y curanderos han desempeñado un papel crucial en la salud y el bienestar de las comunidades. Estas mujeres y hombres sabios, también conocidos como arbolistas, han transmitido conocimientos ancestrales sobre plantas medicinales y remedios naturales. A menudo, se encargaban de cuidar a sus familias y comunidades, atendían partos y procuraban la salud mediante la recolección y uso de diversas hierbas.
En la cultura latinoamericana, el curanderismo es un remanente moderno de antiguas tradiciones mágico-religiosas practicadas por los pueblos originarios del continente americano antes de la llegada de los españoles. Muchas de estas costumbres llegaron posteriormente a Europa. Estas prácticas se han mantenido, a veces sintetizadas con las creencias religiosas occidentales, y han perdurado a lo largo del tiempo. Las curanderas y curanderos proveían curación tanto física como espiritual, utilizando tratamientos herbolarios, masajes y rituales de purificación. Además, se especializaban en diversas técnicas, como las hierberas (hierbas), oracionistas (rezos), hueseras (tratamiento de huesos) y parteras.
A pesar de su valiosa labor, estas personas a menudo se enfrentaron a las habladurías de unos y otros, que las denunciaban ante los tribunales civiles y eclesiásticos , y en consecuencia se les acusaba, entre otras cuestiones, de brujería. Así durante la vigencia de la Inquisición se les inmutaba del hecho de preparar pócimas y bebedizos de dudosos efectos para sus destinatarios. O se les denunciaba por tener tratos con Satanás para conseguir mas poder,cuestiones que la mayoría de las veces se solucionaba confesando sus "delitos" bajo tortura, y al final eran juzgados y condenados a morir en la hoguera.
Sin embargo, su legado perdura como guardianas del saber ancestral y como figuras fundamentales en la historia de la medicina tradicional.
Tanto en Ronda como en los pueblos que componen su serranía las personas que se dedicaban a mejorar la salud de sus vecinos a través de las hiervas casi han desaparecido. La prohibición de recoger las plantas que crecen salvajes en nuestras sierras bajo penas que van desde multas hasta cárcel han acabado con los curanderos.
Hoy, estas medicinas naturales las encontramos en establecimientos especializados.

Hiervas de la serranía

Atrás

Salir