refranero saludable

REFRANES SALUDABLES

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Así que vamos al refranero.

La salud no está en el plato , está en el zapato.

De grandes cenas están las sepulturas llenas.

Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo.

Pan recién horneado y caliente, mata a la gente.

Aunque tengas el corazón de bronce, en la cama estés antes de las 11.

Con salud lo hay todo, sin salud no hay nada.
¿De qué te sirven tus bienes, si salud no tienes?.
Entre salud y dinero, salud quiero.
La salud es la mayor riqueza.
Salud, amor y hogar hacen el bienestar.
Quien salud no tiene, de todo bien carece.
Tres eses hacen dichoso: ser santo, sano y sabio.
Donde entra el aire y el sol, no entra el doctor.
Limpieza y sanidad son amigos de verdad.
Naranja agria en ayunas, salud segura.
La alegría es gran medicina, pero no se vende en la botica.
El corazón alegre, de salud es fuente.
Espíritu enfermo, busca en la lectura su remedio.
Salud es al enfermo la alegre cara del médico.
- No me importa que mi hijo enfermó, sino las malas mañas que cogió.

La enfermedad, pleito y camino, la bolsa abierta de continuo.
Quien tiene dolencia abra la bolsa y tenga paciencia.

Cuando los enfermos claman, los médicos ganan.

Cuando el doliente va a la botica, una persona pobre y dos ricas.
Al que está enfermo, nada le sabe bueno.
Cuando vienen los males, todos los tiempos son iguales.
No envejecen los años, sino las enfermedades, penas y trabajos.
Échate a enfermar y sabrás quien te quiere bien y quien te quiera mal.
En prisión y enfermedad se conoce la amistad.
En mal de muerte, no hay médico que acierte.
Mal que no tiene cura, quererlo curar es locura.
El médico y el confesor, cuanto más viejos, mejor.
Que escojas, te aconsejo, barbero joven y médico viejo.
Al médico, confesor y abogado, no les andes con engaño.
El médico que mejor cura, a algunos manda a la sepultura.
Lo que el médico yerra, lo tapa la tierra.
El médico mal se cura a sí mismo.
Boticarios y médicos, no toman medicinas cuando caen enfermos.

Una manzana al día mantiene al médico en la lejanía.
El buen alimento cría entendimiento.
Quien come con cordura, por su salud procura.
El poco comer y el poco parlar, nunca hizo mal.

Ni al estómago eches grasa, ni tengas a la suegra en casa.
Caldo de gallina es reconocida medicina.
Pan, vino y carne… crían buena sangre.
Un par de huevos a la semana, hacen vida sana.
Con verde, pimiento y pepino… tendrás tipo fino.
El aceite de oliva es armero, relojero y curandero.

De la panza sale la danza.
Llena el vientre, pero no tanto que revientes.
Comer sin apetito hace daño y es delito.
Hay que comer para vivir, no vivir para comer.
Come, niño, y crecerás; bebe, viejo, y vivirás.

De hambre a nadie vi morir, de mucho comer cien mil.

Atrás

Salir