COMER SANO

Comer sano no es fácil, y más cuando vives en una sociedad dónde comer un donut sale más barato que una manzana.
Si a esto le sumas la información contradictoria que recibes a diario (unos dicen que esto es sano, otros que no, aquello que era comida nutritiva hoy es malísimo…) es lógico que no sepas que comer.
Aunque hay ciertos consejos nutricionales en los que todos están de acuerdo.
Como seres omnívoros que somos, en nuestra dieta deben estar presentes todos los alimentos que cubran nuestras necesidades , tanto de vitaminas, hidratos de carbono y de proteínas.
La dieta debe incluir en gran cantidad alimentos de origen vegetal, tomando con moderación los de origen animal.

Para que esta sea sana y equilibrada ha de contener todos los nutrientes y en las cantidades adecuadas para que una persona tenga cubierta todas sus necesidades y no tenga carencias.

Una buena alimentación debe contener proteínas, hidratos de carbono y grasas, pues son los únicos nutrientes que proporcionan energía o calorías. por lo tanto han de tomarse todos los días en cantidades de varios gramos.

Las vitaminas y minerales se requieren en proporciones más reducidas. De vitamina C y zinc solo habría que tomar unos pocos miligramos. Menos aún habría que ingerir de vitaminas como B12, folato o vitamina D.

Para lograr estos objetivos, la dieta debe seguir estos consejos:

1) Variedad de alimentos

La variedad de nutrientes se obtiene comiendo todo tipo de alimentos. Se han de añadir de todos los grupos (cereales, frutas, hortalizas, aceites, lácteos, carnes, etc.), ya que ningún alimento contiene por sí mismo todos los nutrientes necesarios.

2) Comer más frutas y verduras

La dieta debe incluir en gran cantidad alimentos de origen vegetal, tomando con moderación los de origen animal. Un claro ejemplo es la dieta mediterránea, que promueve el consumo de cereales, frutas, verduras, hortalizas y legumbres, fibra. También incluye los pescados, el aceite de oliva y la ingesta moderada de carnes y de grasas de origen animal.

Las verduras contienen agua, hidratos de carbono y fibra. Por el contrario, no poseen mucha grasa y nada de colesterol. También cuentan con casi todos los minerales y vitaminas hidrosolubles.

3) Reducir la ingesta de bollería industrial

La bollería industrial, los dulces, los snacks, los embutidos, los helados o la comida rápida se pueden consumir, pero con mucha moderación.

4) Proporción adecuada de cada alimento

Es importante comer de todo, pero también en las proporciones adecuadas.
Así mismo, habría que reducir el abuso en la ingesta de alcohol que de forma preocupante se viene produciendo, sobre todo en una mayoría

de menores de edad.
Debemos advertir de una forma tajante, que las dietas "milagro" no existen. Un médico especialista, como por ejemplo un endocrino, nos puede aconsejar que comer, tanto para ganar o perder peso de una manera saludable.
Hai dos refranes que también nos ayudarán a cuydar de nuestra salud:
La salud no está en el plato, sino en el zapato"
Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo.


Atrás

Salir