Frutos secos

BENEFICIOS Y PERJUICIOS DE LOS FRUTOS SECOS

Denominados así por la escasez de agua que contienen, los frutos secos son muy recomendados para llevar a cabo distintos tipos de dietas y esto tiene que ver con la gran cantidad de proteínas, hidratos de carbono y lípidos entre otros elementos que contienen.

Son muchos los estudios que avalan el consumo de frutos secos como un gran aporte en la prevención de enfermedades cardiovasculares.
Pero ¿todo en estos es beneficioso para nuestra salud ?
Hay que tener muy en cuenta que la ingesta de estos alimentos por parte de diabéticos o de personas obesas , o de aquellas que son alérgicas a estos productos, deben contar con el asesoramiento de un médico.
Es por ello, que su consumo en grandes cantidades no nos salvaría de engordar, pues contienen un gran valor calórico.
Beneficios.
Consumir la cantidad necesaria e indicada de frutos secos aporta grandes beneficios a nuestro organismo, debido entre otras cosas a la proporción de grasas de origen vegetal que estos tienen, fundamentales para reemplazarlas por las grasas saturadas de otro tipo de alimentos.

Lista de ventajas que nos brinda el consumo de frutos secos en nuestra vida cotidiana:

Son el complemento esencial si llevas una dieta vegetariana, que tiene un gran aporte de proteínas, que cubrirán la porción de estos que necesitas en el día y a la que es muy difícil de llegar por la ausencia de la carne, que es la mayor fuente.
Los frutos secos combaten el colesterol malo y pueden ayudarnos a reducirlos. Esto se debe a que contienen una gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, que son los más beneficiosos y contrarrestan a los ácidos grasos saturados, que son los que le hacen mal al cuerpo e incorporan mayor cantidad de este tipo de colesterol, también denominado LDL.
Contienen una gran cantidad de vitaminas E y C, algo que los hace muy beneficiosos para la regeneración de nuestras células y de esta manera combatir los efectos que produce el paso del tiempo.
Es por eso que no es tan difícil ver productos de cosmética rejuvenecedores con extractos o aceites de almendras. Además disminuyen la producción de radicales libres, que son los que causan varias enfermedades, entre ellas el cáncer.
Su composición, con ácido oléico, mejora la circulación sanguínea, y disminuye considerablemente los riesgos de enfermedades coronarias.
En edades tempranas son muy importantes para el desarrollo de los huesos y un mejor desarrollo en la etapa de crecimiento, siendo también beneficioso para los huesos en los adultos, reduciendo las posibilidades de osteoporosis.
Son un gran aporte de energía, disminuyendo nuestra fatiga, el estrés y algún otro tipo de molestias.
, Son muy recomendables para aquellos que realizan ejercicio físico, tomar un puñado de estos antes de comenzar con los esfuerzos. Esto se debe a sus altos valores de calcio, hierro, potasio y zinc.
Su alto contenido de fibra será de mucha importancia para el tránsito del flujo intestinal, por lo que son indicados en el caso de sufrir de estreñimiento.
Perjuicios.
Ya sea por determinadas características naturales de los frutos secos o incluso por su procesado, estos pueden resultar un tanto perjudiciales para nuestra salud. Aquí te mencionamos algunas pocas desventajas que estos presentan.

Uno de los mayores inconvenientes de comer frutos secos en su estado natural es el alto contenido calórico, por lo que el consumo de estos en grandes cantidades, si bien pueden aportarnos buenos nutrientes y antioxidantes, también harán que engordemos.
Para darnos una idea del alto contenido calórico, 100 gramos de avellanas equivalen a más de 600 calorías. Estas significan la cuarta parte de las calorías que necesitamos al día.
Los frutos secos que podemos encontrar en el mercado, muchas veces están procesados. En algunos casos tienen sal agregada y en otros son cocinados o fritos. Esto le aporta un valor de grasas aún mayor al que ya tienen, perdiendo también sus bondades y convirtiéndolos en un alimento altamente perjudicial para nuestra salud.

En nuestra serranía nos encontramos, entre otros, con almendras, nueces, castañas y últimamente con los pistachos.

Atrás

Salir