QUÍTATE TÚ, QUE ME POMGA YO
 Este año se debería de denominar como el de “la fiesta de la democracia”, dado el e elevado número de veces que se nos ha convocado a “las Urnas”. Aunque para no pocos, la verdadera fiesta se la quedan aquellos políticos que ganan las elecciones y que despuése olvidan de quienes los auparon hasta los sillones donde se sientan.    
 Pero, Que pena nos da el que cada vez que vamos a votar los mismos de siempre, lo hagamos casi convencidos de que votemos a quien votemos, todo seguirá igual o peor. Y que nos hagan el favor  de no decirnos que somos pesimistas, son ya muchos años en los que a esta ciudad no se le hacen mas que “chapuzas”, y para muestra hay está la Plaza del Socorro que vamos a ver que tiempo tarda en volver a quedar hecha “migas”, o la Plaza de España, comunmente llamada del “parador”, que si que está destrozada. O losjardines de la Alameda del Tajo, hace años premiados por su explemdor y belleza y ahora, mustios y casi abamdonados.
 En el periodo preelectoral se suele  “maquillar” mas de un rincón, calle o plaza para disimular lo malo de su estado. Así, se ha reparado el “pasillo” de San Rafael (Se encuentra en la parte superior de la Plaza de los Descalzos, colindando con la fachada lateral derecha de la parroquia de Santa Cecilia), y nos quedamos espectantes a ver el tiempo que tarda en volver a quedar casi intransitable. Bueno, pues ni así, el monumento mas visitado de nuestra ciudad, el Puente Nuevo, sigue en muy mal estado de conservación. Vaya manera mas desoladora de mostrar nuestro patrimonio a las personas que nos visitan.,A los de aquí, no nos hacen ni caso para que de una vez por todas lo adecenten, y  eso que ahora se ha convertido en un “hacedor de multas automático” altamente rentable para las arcas municipales.    
 Nos prometen autovías, aparcamientos, pasos subterráneos, hasta un cohete  para ir a la Luna si hace falta, pero, después les ataca el virus de la amnesia política, que en estas fechas electorales ya se  les está incubando y después  ya no se acuerdan de nada de nada.
 Entre algunos políticos que malgastan lo que pagamos con nuestros impuestos y por otro lado las máquinas que nos suplantan en las empresas, vaya futuro que nos espera.
 Con el problema del envejecimiento de la población, es hora de que los que deciden hacer algo con nuestro dinero lo empleen en construir algún que otro geriátrico para que los que no somos millonarios, llegado el caso, tengamos donde cobijarnos.
Hay algunos que hacen de la política su vida, y otros que viven de esta, así que votemos para que unos se quiten y otros se pongan. A ver si con el cambio mejoramos  algo.

Atrás

Salir