LA VACUNA DE LA GRIPE

La gripe es una enfermedad viral respiratoria muy contagiosa. Por lo general, la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores, embarazadas, puérperas hasta el egreso de la maternidad ​(sino fueron vacunadas durante el embarazo) y personas que presenten enfermedades crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones. Asimismo, el personal de salud puede contraer la enfermedad y contagiar a los pacientes a quienes presta cuidado.

¿Quiénes deben recibir la vacuna antigripal?

Personal de la salud

Embarazadas, en cualquier momento de la gestación.

Puérperas: hasta 10 días después del parto, si no la recibieron durante el embarazo.

Todos los niños de 6 a 24 meses (deben recibir dos dosis separadas por al menos 4 semanas).

Niños y adultos de 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, personas obesas con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, y personas con insuficiencia renal crónica en diálisis.

Personas mayores de 65 años.

Convivientes de enfermos oncohematológicos.

Convivientes de bebés prematuros menores de 1.500 g. entre otros.
Cuidar la salud en Invierno

Trata de aumentar las defensas para fortalecer el sistema inmunológico y protegerte contra gripes, constipados y resfriados.

Abrígate mucho en caso de que haga frío, evitando los cambios bruscos de temperatura. En este sentido, es sumamente recomendable evitar las duchas calientes justo antes de salir a la calle.

Opta por una alimentación rica en frutas y verduras.

No te olvides de consumir líquido en abundancia (agua, zumos, infusiones…).

Es recomendable tomar ginseng y jalea real para aumentar las defensas y proteger nuestro organismo de las típicas afecciones y enfermedades de esta época del año.
Hay un remedio casero que alivia notablemente los típicos resfriados. Para ello tomar una inmfusión a base de tomillo, poleo y orégano, Endulzar con miel,sacarina o azúcar,y tomar preferentemente antes de acostarse

Añadiremos, que debemos ventilar la casa una vez al día, y debido a que las calecfacciones resecan mucho el ambiente, situaremos un recipiente con agua en las habitaciones donde hubiese un aparato calefactor encendido.
por último, no olvidemos, que la salud comienza por la higiene, y sin ánimo de llegar a ser obsesivos, evitemos aquellos espacios cerrados y de escasa o nula ventilación, y lavarnos las manos antes de cualquier ingesta de alimentos, o al haber manipulado cualquier elemento público, como pasamanos, pomos, etc.


Atrás---Salir