Mirando hacia el universo

 

OBSERVANDO EL UNIVERSO

Desde la más remota antigüedad el hombre a mirado hacia el cielo, en un principio lleno de temor a lo desconocido, después, justificando sus misterios llenándolo de dioses y monstruos,y posteriormente creyéndose el centro del universo. Hoy, y gracias a las más avanzadas tecnologías de exploración , el hombre va tomando conciencia del lugar que ocupa en el espacio el planeta donde vivimos. Sabemos que giramos alrededor de uno de los cientos de miles de soles (estrellas) que conforman la Vía Láctea, que es la galaxia o conjunto de estrellas al que nuestro sistema solar pertenece. Eso sí, si hablamos de distancias, siempre nos faltarán dígitos en nuestras calculadoras. Como ejemplo citaremos a nuestra "estrella" favorita, el Sol; la distancia que nos separa aproximadamente de este es de 150.000.000 de Km... ( su luz tarda unos 8 minutos en llegar hasta nosotros). Para distancias más grandes se utiliza el año/luz, que equivale a un poco menos de 10 billones de KM. Para que tengamos una idea más clara de la magnitud del universo que nos rodea, exponemos lo siguiente: Desde la estrella Alfa Centauro hasta la Tierra y viajando a la velocidad de la luz (300.000 Km../S), tardaríamos 4,4 años, desde la galaxia más cercana hasta nosotros, 25.000 años y si quisiéramos dar un paseo de ida y vuelta por nuestra Vía Láctea, 100.000 años.
Analizando estos datos, es impensable calcular la cantidad de planetas similares a la Tierra que se encontrarán desperdigados por el espacio, y automáticamente nos surge la misma pregunta que se hizo Santo Tomás de Aquino allá por el año 1.255 y que resolvió tras deliberar sobre estos temas (teniendo en cuenta los recursos y conocimientos de la época), afirmando, que no éramos los únicos seres inteligentes que habitaban el universo.
Hoy por hoy, teniendo en cuenta los adelantos que la ciencia nos aporta, no estamos en disposición de confirmar o denegar la no existencia de seres extraterrestres. Somos muchos los que de una u otra manera nos hemos preocupado por investigar, en la medida de nuestras posibilidades, estos temas referentes a la ufología, aunque las incógnitas sobre estos y otros temas de similares características, a no ser que se encuentren pruebas irrefutables de su existencia, seguirán estando rodeadas por un halo de misterio.

Atrás---Salir