VOLVEMOS A LA RUTINA

Una vez más, y que no falte, volvemos a la cotidianidad. Es la época de los libros, los uniformes... Como podemos comprobar, en esta sociedad, la nuestra, son los niños los que nos imponen su ritmo. Y si no, comprueben como se queda la calle "La bola" los días de "cole" por la tarde. Y es que entre las clases particulares de inglés o de "mates",el baile, y otras muchasactividades extraescolares, eso es lo que toca.
Pero peor aún lo pasa el profesorado, y si no que se lo pregunten a Einstein:
En una sesión de claustro muy aburrida, el profesor que se sentaba al lado de Einstein, le dijo a éste al oído en tono compasivo:

_Me figuro que está Usted aburriéndose soberanamente, mi querido colega.

_Ach, nein _repuso Einstein _. En estas ocasiones me recojo al interior de mi espíritu y allí me siento muy feliz.

Siempre comentamos la situación escolar de los más pequeños. Pero en esta ocasión, y si ustedes me lo permiten, lo haremos del criticado, manipulado, menospreciado, profesorado, y mas concretamente de las reuniones del claustro. Donde, y a puerta cerrada,se dirimen cuestiones tan anodinas como absurdas.
Y para muestra, nien vale un botón:
Este jueves, en un claustro, la directiva nos volvió a recordar algunas normas del centro en lo referente a las salidas. Amparada por el paraguas sacrosanto de la Administración las normas impiden salir del centro a ningún alumno a menos que un padre o algún adulto autorizado a tal efecto los recoja.
Esa es la normativa, y en un principio todo está mas que claro. Pero, como siempre aparece el "profe" dechado de metodología e intelecto. , Es así como un tipo con gafas y barba levantó la mano para hacer un par de observaciones:

Gafas Y Barba: Perdonad, creo que no lo he entendido bien. ¿Esa normativa dice que un alumno sólo puede salir del centro si su tutor legal, DNI en mano, viene a recogerlo?
Directivo: Eso es.
GyB: Entonces si un alumno mayor de edad, DNI en mano, baja a conserjería y se autorecoge, se puede ir perfectamente, ¿verdad?
D: Nono, de eso nada. Los alumnos no pueden salir del centro sin sus padres.
GyB: Ya, pero es que un alumno mayor de edad es... Mayor de edad. No podemos retener legalmente en un edificio público a ninguna persona mayor de edad. No somos la policía, creo.
D: Sí, porque la ley dice que se puede.
GyB: Ah, vaya, pues esa ley es anticonstitucional.
Psicópata Con Descapotable: ¡Es un secuestro!
D: Pues, errr...
GyB: No, si a mí me da igual, sólo digo que el día que uno de éstos quiera quejarse legalmente, alguien va a tener problemas.
Profesora Histérica: ¡Pero entonces se irán! ¡Y las clases son obligatorias!
GyB: Ya, perdona, pero lo que yo digo es que es ilegal retenerlos. Otra cosa es que se vayan bajo su responsabilidad. Si tú los quieres suspender por faltar a clase es cosa tuya. Como si les quieres poner un parte...
D: Bueno, pues no pueden irse.
GyB: Pues vale.

Siguiendo con el claustro se nos volvieron a recordar algunas cosillas básicas, como que:

1. Si un profesor falta los alumnos deben permanecer en su aula. Nada de bajarlos al patio a que les de el aire, que hacen mucho ruido.
2. Si un profesor falta a última hora del día los alumnos deben permanecer en su aula. Nada de dejarlos ir a casa antes, que corren el riesgo de que los atropelle un coche o de que los secuestre un adulto armado con caramelos de menta.
3. Los alumnos no pueden salir al pasillo entre horas, porque hacen mucho ruido. Deben permanecer en el aula. Si los vemos en los pasillos hay que mandarlos a su clase y si se niegan se les sancionará convenientemente.

Tras la lectura de este punto alguna voz discordante manifestaba su revolucionaria opinión desde su asiento de profe preeminente e inquieto.

Voz Discordante: ¡Esto es una cárcel!, Lo mejor es colocarles un antirrobo en la ropa, así si el alumno intenta salir del "cole" salta la alarma.
GyB: Perdonad, no lo entiendo. ¿Los niños cuándo van al baño?
D: Pues en el recreo o entre horas, pero sólo excepcionalmente.
GyB: ¿Y tenemos algún criterio para descubrir esa excepcionalidad?
D: Pues a discreción tuya.
GyB: Bien. Y si voy de un aula a otra, si le digo a un alumno perdido que vaya a su clase y se niega, ¿qué hago? Yo no conozco a todos los alumnos así que tendría que bajarlo a dirección a ponerle un parte, ¿verdad?
D: Puesss... ¿Sí?
GyB: Es que en ese caso voy a llegar tarde a mi clase. Y seguramente se escapen al pasillo todos los alumnos que hay dentro.
D: Ya, bueno, al principio seguro que cuesta, pero si todos nos coordinamos...
VD(a sus compañeros): ¡Es una cárcel!
D: Si todos nos coordinamos pues se quedarán en su clase todos y no saldrán a hablar con otros alumnos.
Profesora Gafotas: Creo que lo de no permitirlos salir al pasillo es algo que quizás deberíamos votar, porque si no colaboramos todos es algo que no va a funcionar.
D: Entonces, ¿lo votamos...? Yo pensaba que todos estábamos de acuerdo en esto.
VD(a sus compañeros): ¡Que no hablen con otros alumnos! ¡No los dejamos salir del aula en seis horas!
GyB: Pues lo votamos.
*Murmullos de fondo*
Profesor Histérico: ¡Pues yo siempre mando a los alumnos a su clase cuando los veo por los pasillos!
GyB(a sus compañeros): Claro, como llega a clase veinte minutos tarde, se encuentra como mucho a un alumno o dos, no ochocientos.
D: Bueno, entonces estamos todos de acuerdo... ¿No?
GyB(a sus compañeros): ¿Pero no lo íbamos a votar...?
VD(a sus compañeros): ¡Pero bueno...!
D: ¡Pues adelante!...

(Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia).
Y así se pasan las horas, sin sacar nada en claro, y con la desagradable sensación de haber perdido el tiempo.
Pero, Mientras los de siempre se ensarzan en absurdas cuestiones, los demás cavizbajos, con la mirada puesta en sus teléfonos, perfectamente camuflados entre sus carpetas, observan sus relojes esperando la hora para volver a casa-.
Lo grave de esta situación, que yo trasladaría a la política, es la de dejar los verdaderos provlemas en el tintero, y aburrir al personal con absurdas disquisiciones, en vez dedar solucióm a cuestiones que son de vital importancia.
En este pais tenemos la creencia que cuantas mas reuniones tenemos, mas cuestiones se solucionan. Y creo que la proporción es totalmente imversa.

Atrás---Salir