LA CUESTA DE ENERO

Una vez que hemos pasado las fiestas navideñas, vuelve a nuestro entorno económico la famosa "cuesta de Enero". Esta, sigue activa hasta casi la llegada de la primavera, si acaso interumpida por los carnavales o la cuaresma, y por ende con la celebración de la Semana Santa.
Ahora, toca la supervivencia. Es la época de las rebajas y las super rebajas. Todo al 50 o al 75 % mas barato. En estas fechas, los pequeños, ,medianos y grandes empresarios, esperan dejar espacio en sus almacenes para las prendas de la nueva temporada.
A veces nos resulta extraño pasear por delante de un escaparate y ver moda de primavera cuando aún nos queda por pasar frío, pero, los comerciantes no tienen otro modo de reactivar su economía más que ofertando sus productos a unos precios mas asequibles.
Sí nos ha llamado la atención, la poca cantidad y variedad de material en stock que existe en algunas tiendas de Romda. Creemos que esto es debido al fluctuante precio en origen de algunos productos. Reseñaremos por poner un ejemplo que buscamos un jersey clásico en color negro, y nos dijeron que lo tenían que pedir a fábrica. Lo mismo nos pasó al buscar unas obleas; preguntamos en muchos establecimientos, y solamente las encontramos en las tiendas de los "chinos".
Y si nos vamos al campo de la electrónica, idem de idem, o te compras una "tele" de 60 pulgadas, o nada de nada. Y siéntate y espera, si te dicen que lo que necesitas, sea lo que sea.está pedido a fábrica y llegará en unos días.
Ante esta situación, son muchos los rondeños que si desean adqirir comprobando la variedad, las calidades y el precio de algunos artículos, se marchan de Ronda, o bien efectúan sus compras a través de internet.
Este panorama se asemeja mas al zoco de los domingos, que al "centro comercial" que tanto se anuncia en los medios de comunicación.
En algunos de los casos, lo barato es debido a la falta de calidad o la la carencia de un servicio de repuestos o mantenimiento; así que si tenemos la desgracia de sufrir una avería, adiós aparato,, etc....
Esperamos ydeseamos, que al mejorar la economía, nuestras tiendas recuperen la variedad en sus precios y productos, siendo, creemos,la única manera de que sean competitivas y no dejen marchar al cliente hacia las tiendas de otras ciudades, defendiendo así lo nuestro, que es de lo que, al fin y al cabo, subsistimos.

Atrás---Salir