VOLVEMOS A LA RUTINA

Para los rondeños finalizar las Fiestas de Pedro Romero significan la vuelta a la rutina diaria. Aunque, sin lugar a dudas, es el comienzo del curso escolar el que rige el ciclo vacacional de un elevado número de ciudadanos.
Somos muchos a los que nos a parecido que en esta feria se a producido un notable descenso del típico "ambiente" de fiesta y jarana en las calles de nuestra ciudad en comparación con otros años, causado, tal vez, por la masiva afluencia de personas al recinto ferial. De hecho,el día central de estas fiestas por antonomasia, que es cuando se celebra la tradicional corrida de toros, la Carrera Espinel presentaba la misma aglomeración de personas que en otra festividad local de mucho menos importancia mediática.
En cuanto a los sucesos, el que mas nos llamó la atención, fue el protagonizado por un carruaje cuyo desbocado caballo ocasionó heridas graves a varias personas, una de ellas, la que se encuentra más grave, se hallaba en el carruaje, cuando este, por causas que aún no se han confirmado (aunque hay dos versiones de lo que pudo haber producido la estampida del animal), salió a toda velocidad en dirección hacia el Puente Nuevo. No ampliamos esta noticia, pues en la "red" se han insertado hasta las imágenes del lamentable suceso.
por otra parte, queremos hacernos eco de las innumerables quejas que nos han llegado de rondeños y serranos, informándonos de las insuficiencias de medios y personal que acaecen en el servicio de urgencias ubicadas en en el antiguo ambulatorio, actualmente Ronda Norte. Con dos ambulancias y sendos médicos es imposible que se puedan atender a los enfermos que se presentan a diario, de hecho, si hay dos servicios al mismo tiempo, por ejemplo en Montecorto y la Cueva del Becerro, la demora para que pasen a la consulta los que esperan en Ronda Norte, puede llegar a las dos horas.
Las personas que llegan con síntomas graves son inmediatamente enviadas a las urgencias del Hospital Comarcal, agravándose asíel colapso continuo en el que se encuentra este servicio. La solución a este problema está en nuestras manos. Presentemos una reclamación cuando comprobemos después de una espera prudencial, que nadie nos atiende por falta de personal. Con nuestro silencio lo que hacemos es agravar la situación, ya que ante la Administración, al no hacer quejas se deduce que todo va bien.
Hablando de otra cuestión, comprobamos que como casi siempre, a diferencia de otras ciudades de dentro y fuera de nuestra comunidad autónoma, a Ronda se la tiene olvidada a propósito de su desarrollo económico. Mientras a otras, por poner u ejemplo, se les mejoran las comunicaciones e infraestructuras, aquí seguimos teniendo la línea ferroviaria más obsoleta de Andalucía. Personalmente no estoy en contra de homenajear a cualquier personaje famoso que nos visitara, pero de nada nos sirve tanto monumento si algunas calles del casco histórico de nuestra ciudad son prácticamente intransitables para los turistas y foráneos que pasamos por ellas, verbigracia, la calle D. Manuel Montero.
Bueno, dejo ya de quejarme. Está sonando la campana, se me acaba el recreo y debo volver a clase...

Atrás---Salir