¿CONSERVAR O NO, NUESTRO PATRIMONIO ?

Están fácil como contestar a esta cuestión, de la respuesta que demos dependerá si apoyamos o no, el corte o la restricción del tráfico a través de nuestro monumento más famoso.
Hay según dicen, informes técnicos que dictaminan que el Puente Nuevo no sufre daños estructurales, pero, no me negarán lo que es evidente o acaso el estado en el que se encuentran los acerados y el adoquinado es fruto de un espejismo.
Esta impresionante obra de ingeniería se abrió al tránsito provisional de personas el 4 de noviembre de 1.787, quedando expedita para peatones, caballerías y carruajes, el año 1.794, fecha en la que se acabaron las obras.
Hace ya de este acontecimiento más de 200 años. Hoy, convertido en el símbolo por excelencia de nuestra ciudad, soporta a diario el paso de unos 11.000 vehículos de todo tipo y peso, sabiendo y siendo conscientes , que esta construcción no se facturó para soportar este "trajín".
Sumemos a esto las "chapuzas" que se le han hecho en algunas de sus restauraciones, como la de alquitranar su adoquinado, y posteriormente, al paso de unos años ,eliminar este asfaltado para devolverlo a su estado anterior, con tanta falta de rigor histórico y profesionalidad que sobraron adoquines de su original emplazamiento. Al concluir los trabajos anteriormente citados, surgieron mas problemas. Uno de estos fue que la sustentación de los elementos que conforman la tablazón del puente fue tan mal calculada que al poco de finalizada la "restauración" , las aceras y la calzada se habían hundido, creando así innumerables socavones de diferente tipo y tamaño.
Toda esta situación no ha hecho más que empeorar a través del tiempo. Así, la impermeabilidad de esta obra se ha visto muy afectada, de forma y manera que casi toda el agua que cae sobre el puente se filtra al interior sin saber con que consecuencias, aunque, sin ser expertos nos las imaginamos.
Hoy en día el mantenimiento y la conservación del puente Nuevo sigue siendo de una precariedad rayana en en el abandono mas absoluto. Y vuelta a las "chapuzas", como la del arreglo de los saneamientos que parten del Convento de Santo Domingo y que transcurren por este monumento. La reparación del tramo dañado es lo único que durante 40 días se ha hecho, de lo "demás", nada de nada.
Cuando sabemos que alguien va a venir de visita a nuestra casa, normalmente se adecenta para que le dé una buena impresión. Pués, que se pongan las pilas los responsables políticos de nuestro municipio y si no quieren reparar el puente por mantenerlo para que futuras generaciones lo disfruten, que por lo menos lo hagan para que no de la impresión de dejadez que dá a nosotros mismos y por ende a nuestros visitantes.
Como este "camino de cabras" hay varios mas en nuestro casco histórico, como por ejemplo, la calle Manuel Montero, o la parte superior de la Plaza de los Descalzos, aledaña a la parroquia de su mismo nombre, convertida además, en un urinario canino pestilente y malsano.
De todas maneras, la sensación de que nuestra ciudad se ha abandonado al "parcheo" es general.
Este tripartito ha tomado la decisión de hacer que el peatón tenga preferencia ante cualquier vehículo que circule por las calles del casco histórico, cosa que nos parece muy bien, pero, si hay zonas de Ronda que se ubican en el "mercadillo" y tienen la misma calificación que las de la "ciudad", tendrían que tener por derecho el mismo trato.
Por último, y para acabar, pedir a la oposición, que apoye cualquier iniciatiba que venga de quien venga sea para mejorar nuestra ciudad. Se a criticado mucho el "no es no" de Pedro Sáncghez, pero o el PP se pone las pilas, o como nos tememos, en las próximas elecciones sus concejalías se van a ver notablemente mermadas, tiempo al tiempo.

Atrás

Salir