Olores

 

Perfumes de mi ciudad

 

Cuando llega el verano se despiertan los perfumes de mi ciudad. No hay mas que dar un paseo por nuestras calles para comprobar lo que les relato.

Al volver algunas esquinas nos podemos hacer una idea de como olían las ciudades de la edad media; a frutas podridas, a carnes en descomposición... Y ustedes se preguntarán de donde emanan semejantes olores, pués miren esos contenedores que aparcados por doquier, sucios y cargados de bolsas de basuras mal cerradas o rotas y expuestos al implacable sol del verano esparcen sus eflubios como auténticas bombas fétidas.

Y si obserbamos, o mejor dicho, olemos, nos daremos cuenta que en algunas calles de Ronda las cañerías de aguas fecales están atascadas y un olor pestilente sale del alcantarillado. Si a esto añadimos los lugares donde algunos dueños de animales han decidido con nocturnidad y alebosía ponerlos a hacer sus necesidades pués ya me dirán.

Soluciones hay muchas. Desde limpiar, o mejor dicho, desinfectar los contenedores de superficie y los soterrados, hasta hacer cumplir lo que dictan las ordenanzas municipales y no dejar que campen a sus anchas los que las vulneran.

Seamos cívicos no sólo con nosotros mismos sino con los demás y si no somos conscientes de nuestras responsabilidades cívicas ! multas !. Que aquí se nos habla mucho de las infracciones de tráfico y se olvidan de otras.

El arcano.

 

Atr�s---Salir