Gibraltar.

Vista del Peñón

EL PEÑÓN DE GIBRALTAR

Desde que el año 1.713, cediéramos la soberanía de Gibraltar a los ingleses mediante el tratado de Utrecht, en no pocas ocasiones y a través de nuestra historia lo podemos corroborar, que diferentes gobernantes españoles han reivindicado el que La Gran Bretaña nos devolviera la propiedad del "peñón". Incluso durante la segunda guerra mundial se perpetró un plan hispano alemán para apoderarse de Gibraltar. Llamada "operación Félix", los detalles se iban a ultimar en la entrevista que en Hendaya tendrían Franco y Hitler el 10 de Octubre de 1.940, quedando como propuesta para la supuesta invasión la del 10 de Enero de 1.941. Todo quedó en "agua de borrajas", menos mal, pues si se llega a realizar nos hubiésemos visto inmersos en una segunda contienda recién acabada la guerra civil.al saberse tras la entrevista que no se llegó a ningún acuerdo, nos imaginamos que más de uno se alegró al dar la espalda al fantasma de un nuevo enfrentamiento bélico.
En otra ocasión, y tras fracasar de nuevo las conversaciones anglo-españolas, Franco decidió cerrar la "verja" fronteriza el año 1.969, reabriéndose esta veinte años des pues, el año 1.989, ya en plena democracia y catorce años transcurridos de la muerte del "caudillo".Durante este periodo, los habitantes de Gibraltar que deseaban entrar en España lo tenían que hacer a través de Tánger. Muchos de ellos sufrieron de depresión al sentirse "encerrados" ,.
Se han hecho infinidad de propuestas para que los ingleses nos devolvieran la soberanía, pero al final y con una sonrisa siempre nos han dado, como se dice vulgarmente, con las puertas en las narices.
Lo que primitivamente era solo y exclusivamente la peña, con el tiempo se fue agrandando creando una extensa llanura que llega prácticamente hasta la frontera,y que da el gentilicio de "llanitos" a los moradores de la roca. Aunque alardean de ser súbditos del imperio británico de primera, la verdad sea dicha, la inmensa mayoría son de origen italiano y de otros países del sur de Europa, destinados la mayoría de las veces a las labores de mantenimiento de los grandes navíos, que de origen civil como militar recalan en esta colonia .
Como casi siempre, los habitantes del "Peñón" han tenido cierta inquina hacia los españoles, amén de ir ampliando poco a poco la superficie de su precaria península sin respetar las leyes marítimas internacionales. Si a esto sumamos la base económica en la que se sustenta una parte muy importante de las "empresas" gibraltareñas, y que aquí no vamos a calificar, pues de todos es supuesta su ilegalidad ya que hay mas de estas que habitantes, ya me dirán...
Ante esta situación, el gobierno de su graciosa majestad mira hacia otro lado viendo como desde la "roca" le llegan pingües beneficios.
Hace doscientos años contrataban corsarios para que robaran el oro que transportaban nuestras naves, posteriormente las hundían y así no quedaban testigos , y ahora como no pueden hacer semejante barbaridad siguen haciendo del "peñón" un lugar donde las leyes se dictan al mejor postor, y donde las mismas patrulleras policiales de Gibraltar impiden que la Guardia Civil intercepte a las "planeadoras"que a través de aguas españolas se dirigen a la colonia británica.
Sí podemos estar contentos porque una de las ideas que tenían los ingleses al construir la línea ferroviaria que pasa por Ronda era la de llegar hasta Gibraltar, suceso, que como se puede apreciar, nunca sucedió.

atrás---Salir