BALONFILIA


La otra tarde me encontraba escuchando en la radio un programa muy curioso sobre cierta tradición anglosajona, cuando de repente la emisióm se interumpió y tras unos segundos de silencio la emisión se reanudó, pero para mi sorpresa y malestar, la voz del locutor solohablaba de fútbol.
Es cierto que a muchas personas les gusta este deporte, donde sin ir mas lejos 22 multimillonarios le dan patadas a un balón, mientrass miles de aficcionados se desgañitan animando a los seguidores de uno u otro equipo. A veces pienso en los circos romanos con sus gladiadores, los leones y los gritos del pueblo gritando a su luchador favorito, ¡mátalo!. En este deporte de "masas" no llegamos a tanto gracias a las vallas que protegen a los jugadores de la "masa" embravecida que a veces, y a las pruebas me remito, serían capaces de linchar al arbitro después de pitar un penalty a favor del equipo contrario al nuestro.
En este deporte, el trío arbitral se juega el "pellejo" en cada partido, y mientras el encuentro sea de una categoría más inmferior el riesgo de agresión crece de una manera alarmante, ya que los campos de juego carecen de vallas.
Y que me dicen de los "grupos ultras". Estos, en algunas de sus "algarabías" han ocasionado una "estampida", haciendo que muchos aficionados resultaran heridos, o peor aún, que perecieran aplastados contra las vallas de protección.
Hace mucho que el boxeo se eliminó de las listas deportivas por ser violento, y pienso que a veces ahabría que hacer lo mismo con este deporte.
En tiempos de la dictadura de Franco se utilizaba el "mumdillo" del fútbol para desviar la atencióm del pueblo de los verdaderos problemas que acuciaban a aquella sociedad, hoy nuestros gobernantes hacen lo mismo. Así, que tanto si te gusta o no, tienes fútbol hasta en la sopa.
Es penoso que entre la política, el "cotilleo", las telenovelas y el exclusivismo del fútbol, se elimine de las programaciones de casi todos los canales
en abierto la programaciónm cultural. Y esta, si la hay, es a un horario nocturno avanzado, de manera que para nosotros y mucho menos para los "peques" de la casa es inviable.
Pero vamos a lo que vamos. Eso de "deporte de masas", o lo del "deporte rey", será para los que les gusta este juego de la pelota, pués hay muchísimos españoles a los que esto de los goles, "na de ná". Parece que no hay más deporte que este, ni más comentario televisivo o radiofónico los fines de semana que este del balompié.
Con todo el respeto hacia los aficionados he de decirles, que en demasía hasta la Gracia de Dios hace daño.

Atrás---Salir