LAS HERENCIAS Y LAS FUNDACIONES

De todo el patrimonio que Doña Teresa Holgado de Mondragón y Moctezuma cedió a nuestra ciudad, debemos decir que literalmente nada queda.
Siempre nos pareció que desde las últimas décadas, la "Fundación Moctezuma" (quien realmente debería haber administrado la herencia de doña Teresa) fue "engullida" por la dirección primero del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Ronda y posteriormente por la de Unicaja, estando esta desde el fallecimiento de su antiguo director general, D, Juan de la ROSA Mateos, totalmente politizada.
Así, poco a poco, con la desidia de unos y el abandono de otros, las escuelas salesianas de Santa Teresa desaparecen y comparten hoy su solar con el museo Joaquín Peinado y con el Conservatorio de música Ramóm Corrales.
El Colegio Salesiano Sgdo. Corazón "el Castillo", es en parte de su solar un aparcamiento administrado por el ayuntamiento, y el solar en su totalidad es dirigido a tres bandas: Unicaja, Ayuntamiento y el obispado de Málaga.
De todo el edificio, que está totalmente deshabitado lo único que actualmente se utiliza es el Santuario de Mª Auxiliadora, que es propiedad de los salesianos.
Hace unos años se llegó a un preacuerdo para construir un gran hotel en este lugar, aunque después todo quedó en "agua de borrajas".
Hoy, recaen sobre la persona que ostenta el cargo de director general de esta entidad bancaria , D. Braulio Medel, las sospechas de haber abonado al sindicato Manos Limpias una cantidad que ronda el millón de euros , para que no se presentase como acusación en el caso fraudulento de los ERES, donde recaen las sospechas de su implicación.
De aquel Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Ronda, ya no queda ni el nombre.
Vamos a continuación con la Sra. Marquesa del Guadalevín, Doña Carmen Abela García.
Otro caso que se asemeja al anterior es el de esta ilustre rondeña. Primero, año 1.913, Doña Carmen repara con sus donativos la ruina en que se encuentra convertida la parroquia de Ntra. Sra. del Socorro. Techumbre, solería, fachadas, altares...
El año 1.936 un pirómano atendiendo a las órdenes de su partido, incendia el templo reduciéndolo a escombros. De aquella restauración solo queda una losa circular ubicada en el patio trasero de este edificio, y en la que una inscripción reza: a Doña Carmen Abela, nuestra benefactora.
Así mismo, cuando se accedía a la sacristía por la puerta de la izquierda de la fachada, se podía observar una cruz ennegrecida que fue ubicada en el mismo lugar en donde se hallaba el altar mayor. Esta cruz es junto a la placa de agradecimiento lo único que quedó tras el pavoroso incendio, y que hoy se encuentra custodiada debido a su valor.
Por otra parte, esta Sra. donó los terrenos donde se ubicaría el cuartel de la Concepción y los del Fuerte para que nuestra ciudad contara de forma continuada con presencia militar.
hoy no queda de aquel donativo nada mas que sus solares. El primero dedicado a acoger al Instituto Rodríguez Delgado, y el segundo a aparcamiento.
Según su testamento, al no existir tropas en estos solares estos pasarían a sus herederos, cosa del todo falsa en estos momentos. El solar del cuartel sigue siendo propiedad del Ministerio de Defensa, aunque gracias a la gestión de uno de nuestros alcaldes, el derrumbe del inmueble costó a los rondeños cien mil euros.
El solar del Fuerte (hoy Instituto Rodríguez Delgado) fue permutado.
Esta señora apeló a las autoridades municipales para que mantuvieran el nicho donde reposaban los restos mortales de su madre, Dña. Concepción García Redondo,, pero, al día de hoy, ambos enterramientos, madre e hija, están desaparecidos.
D. Antonio Gamboa López y el Centro Obrero Católico.
El sacerdote D. Antonio era oriundo de Coín (Málaga). De vocación tardía cuando llega a ronda comprueba que los jóvenes trabajadores no tienen ningún lugar donde reunirse, así que ni corto ni perezoso, se dedica a pedir ayuda a otros rondeños más prósperos. De esa manera, limosna a limosna, ladrillo a ladrillo, adquiere el inmueble de la calle Molino nº 10.
Allí daría cabida a Scouts, al club deportivo Centro Obrero, al grupo ciclista, etc. etc....
Si insertáramos aquí la lista con los nombres de los que pasamos por aquel lugar, creo que nos faltaría espacio.
Sus palabras, de las que yo fui testigo eran: "Yo he dejado dicho que este lugar sea siempre para los jóvenes". Es mas, en una ocasión se le planteó reformar el edificio y se negó en redondo aduciendo que temía se le arrebatase al inmueble su cometido.
Después de su fallecimiento, el Obispado de Málaga, propietario de la casa, vendió el solar, quedándose con una pequeña parte de la planta baja destinada a perpetuar la obra de d. Antonio, aunque sin éxito.
hoy, el Centro Obrero d. Antonio Gamboa, permanece cerrado, a no ser por alguna reunión esporádica, y mucho nos tememos que el día menos pensado el obispado se deshaga de él.
La lista de estas herencias y las de sus personajes es solo una pequeña muestra de lo que a través del tiempo perdura y de lo que irremisiblemente desaparece, olvidándose la mayoría de las veces de los deseos del testador e incluso de su persona.
Podríamos seguir comentando el estado de otras herencias, como por ejemplo la que mantiene abierta la antigua residencia/sanatorio de los salesianos conocida por la "casa Don Bosco". En la reja de entrada apreciaremos las siglas "FG", que son las iniciales de la Fundación Granadinos. La razón de que siga abierta es puramente económica, ya que hace unos años que no hay comunidad salesiana en Ronda y la casa hoy por hoy, no es habitable. Durante toda la semana está abierta para el turismo.
Como aparece en algunos seriales televisivos, "continuará....".

Atrás---Salir