METEOROLOGÍA

 

El calentamiento global que experimenta el planeta de forma demostrada no es el cambio climático que se espera. Es el fenómeno que lo causa. Esos pocos grados de más que, de media, exhibe cada año la Tierra no son el cambio que nos amenaza. Son el agente desencadenante de las perturbaciones meteorológicas que nos llevarán a un cambio climático de entidad aún incierta. A juzgar por la violencia y recurrencia de las crecientes alteraciones meteorológicas, el cambio climático será considerable y contundente.
Los australianos han sufrido el ciclón Yasi, con vientos raramente vistos de 300 kilómetros por hora; todavía no se habían repuesto de los devastadores efectos de las lluvias que inundaron Brisbane días atrás. Fríos inusuales y violentas tempestades de nieve han castigado a Estados Unidos este febrero; más de 10.000 vuelos han sido cancelados debido al mal tiempo. Una sequía excepcional se abatió sobre la Amazonia en el 2010, peor que la ya habida en el 2005; la putrefacción de la vegetación muerta ha mandado a la atmósfera más de 5.000 millones de toneladas de CO2, casi tanto como el generado durante un año en EEUU por la quema de combustibles fósiles. El problema agudiza el problema, así pues, no podemos inyectar energía en un sistema térmico sin obtener una respuesta proporcionada. Basta subir un poco el gas para que el puchero hierva de otro modo. El cambio climático es el régimen de ebullición, los fenómenos meteorológicos son los borbotones y los chasquidos, el gas es la energía atrapada por el CO2 en exceso. No cuesta tanto de entender, que la diferencia
entre 0º C. y 1º C. es la de que el agua pasa de su estado sólido al líquido, con la singularidad de lo que está sucediendo en nuestros cascos polares. Es muy difícil saber que pasará exactamente en el planeta si seguimos emitiendo grandes cantidades de GEI (Gases efecto invernadero).
Hay personas que creen que no pasará nada porque la naturaleza corregirá este error humano. Pero cada vez son menos los que creen esto. Hoy la mayoría de los científicos está de acuerdo en que el cambio climático es un problema real y que, si no hacemos algo para evitarlo, empezaremos a sufrir las consecuencias tarde o temprano. Algunas podríamos estar sintiéndolas ya... Pero... ¿qué consecuencias son esas?.
Por empezar, a causa de la elevación de la temperatura mundial, los reservorios de agua dulce en estado sólido (como hemos citado antes, polos y nieves eternas) se comenzarían a derretir. Si esto pasa, no sólo perderemos ecosistemas muy valiosos para la humanidad y reservas de agua que pueden ser cruciales en el futuro, sino que la elevación del nivel del mar. Si pensamos en la gran cantidad de ciudades que se encuentran sobre las costas de los continentes te darás cuenta de que muchas de ellas se inundarán y sus habitantes deberán encontrar nuevos lugares para vivir. Pero las inundaciones no se limitarán a las costas, también las habrá en otros sectores porque los científicos predicen que en ciertos lugares del planeta el cambio climático se manifestará aumentando la cantidad de lluvias. En otros, en contraste, lloverá cada vez menos, lo que llevará a sequías más frecuentes.
Por mucho que cerremos los ojos a este provlema medioambiental , si no tomamos las medidas que están a nuestro alcance, como por ejemplo, prevenir el fuego y las basuras en nuestros montes, no desperdiciar el agua potable, no vaciar los aceites usados por nuestros desagües, etc....
Está en nuestras manos, y en las de nuestros políticos, el que a futuras generaciones no les dejemos un planeta inhabitavle.

Atrás---Salir