La guerra bacteriológica

LA GUERRA DE LAS BACTERIAS

De vez en cuando los medios de comunicación nos alertan de la aparición de una epidemia, casi siempre de tal virulencia, que es extraño que en el transcurso de la misma no se vean afectados varios miles de personas, y que de estas, en un número variable, dependiendo de la gravedad y la velocidad de propagación de la enfermedad, se puedan incluso producir fallecimientos.
A mi memoria acude automáticamente el caso más reciente: la gripe "A". Ni siquiera la comunidad científica se puso de acuerdo en discernir ni su origen, ni su tratamiento. Algunos profesionales abogaban por acudir a la vacunación masiva, otros en cambio afirmaban que no se sabía a ciencia cierta cual era el agente patógeno que la causaba, y hoy por hoy, no sabemos con seguridad cuales fueron los
resultados finales de las investigaciones, si es que los hubo.
Hoy vuelve a ser noticia la aparición de una de estas "epidemias", esta vez el foco se haya en el norte de Alemania. Y como en anteriores ocasiones se va de un lado para otro sin saber ni su origen, ni su tratamiento: " Agente propagador, el pepino procedente de España; posteriormente, ya no es el pepino español...". Al final, el gobierno alemán prohibe la ingesta de verduras crudas..., así se curan en salud.
Se nos dice que el nombre de esta bacteria es: Escherichia coli. Al parecer, se trata de una variedad mutada, por lo que está siendo inmune al tratamiento con antibióticos comunes.
Y ahora viene mi reflexión: ¿ Estas mutaciones de bacterias conocidas y de una relativa toxicidad, se transforman en letales por causas naturales, o bajo la manipulación humana con unos fines no muy claros... ?, y si es a si, ¿ puede deberse, a un accidente al manipular indebidamente estos productos y de ahí el que hubiesen llegado a la cadena alimenticia ?.

es cierto que son meras especulaciones, pero casi siempre se intenta buscar la causa de estos extraños brotes bacterianos enrevesando tanto las informaciones, que al final a la opinión publica no nos queda más que la sensación de que nunca sabremos realmente que es lo que sucedió.

Atrás---Salir