ANTONIO CÉSAR FERNÁNDEZ SDB

César Fernández

La amistad que fructificaría a través de las mas de cuatro décadas que estuvimos sin perder el contacto, se inició una tarde en la que dos sacerdotes llegaron al Centro Obrero Católico. A los jóvenes que andábamos por allí nos reunieron en una de las salas de la planta baja. Se presentaron como pertenecientes a la congregación salesiana, y nos comunicaron que estaban allí para hacerse cargo del Centro Obrero.
Después de las presentaciones Uno de ellos preguntó si había alguien que supiese revelar un carrete de fotos, a lo que yo le respondí que sí, así que quedamos para el día siguiente en la Casa Don Bosco. Este fue el punto de partida de nuestra amistad.
Los sacerdotes eran, Antonio César (Nosotros le llamábamos sólo César) y Eusebio Muñoz; corría el año1.977.
Posteriormente llegarían las reformas en el edificio para adaptarlo a las nuevas necesidades. Se crearon los grupos de actividades (teatro, música,electricidad, fotografía.... ; se creó la revista Shalom, etc, etc.) así como el Centro Juvenil, un lugar de encuentro de todos los miembros.
En referencia a su labor pastoral se realizaron Tebaidas, las Pascuas Juveniles en el Colegio Aguirre de Antequera, convivencias, encuentros con otros grupos cristianos... teniendo como eje fundamental de todo la eucaristía semanal de la que participábamos casi todos.
Esto es sólo una pequeña muestra de las actividades que hacíamos, si tuviese que enumerarlas todas, seguramente nos faltaría espacio.
César era un emprendedor y animador incansable., parecía que tenía el poder de la bilocación, estaba con todos y en todas las actividades. Su vida transcurría entre su comunidad y el Centro Juvenil.
El año 1.982, César nos comunicaba su decisión de seguir su vocación salesiana como misionero en África. Esta decisión meditada, la justificaba ante la necesidad de ayudar espiritual y físicamente a las personas mas necesitadas; de alguna forma, él sentía que una etapa tocaba a su fin y que tenía la necesidad de "levantar el vuelo" y buscar nuevos horizontes en su compromiso salesiano.
En la entrevista que le hicimos Maite Carrasco y yo días antes de que se marchase de Ronda, queda reflejada la ilusión por lo que había realizado en el Centro Obrero en los 5 últimos años de su vida, y se sentía alegre y optimista ante el futuro que comenzaba en un nuevo destino,esta vez como misionero.
Después de marcharse a Africa seguimos en contacto. Cada vez que regresaba a España se pasaba por Ronda, mas comcretamente en por mi casa, que era el lugar de encuentro de todos los que le conocíamos.
El día 16 de Febrero por la mañana nos llamó por teléfono un salesiano amigo y nos dio la mala noticia que poco después aparecería en todos los medios: "Misionero español asesinado en Burkina Faso".
Nos quedamos conmocionados, no dábamos crédito a las noticias que nos llegaban...
Pero eran ciertas, tres disparos acabaron con la vida de este pueblense de 72 años.
Amigo, salesiano, misionero, siempre con su eterna sonrisa, animador incansable, con las manos abiertas a todo y a todos... Lo ha dado todo por sus hermanos mas necesitados, hasta el don mas preciado que tenía, su vida.
Ahora seguro que vela junto a María Auxiliadora por los que nos hemos quedado huérfanos de su presencia física, aunque siempre seguirá vivo en los corazones de los que tuvimos la fortuna de conocerle.

Rafa Pajares

Entrevista a César

Atrás

Salir