INDIFERENTES

Somos cada vez mas los ciudadanos/as, los que vemos pasar los días sin que la corporación municipal de nuestra ciudad haga absolutamente nada ante el lamentable estado en el que se encuentran calles, plazas y el monumento mas emblemático de nuestra ciudad: el Puente Nuevo. Entre fiestas y otras actividades lúdicas nuestros dineros se van evaporando. Y así va la cosa-
Pero, lo peor es la indiferencia de los que nos gobiernan y nos cobran. Y a pesar de que ninguno de los tres partidos que lo hacen tuvieran suficientes votos para hacerlo, da igual, se unen dejando atrás sus enemistades políticas para llegar al poder... y por defecto, al salario. Si los cargos cobrasen lo mismo que un tío mío recibía de concejal hace ya bastantes años, otro gallo nos cantaría.
Los impuestos se abonan so pena de pagar un recargo, pero la letanía de quienes nos rigen es siempre la misma: "no hay dinero", yo añado: "mas que para abonar las nóminas.
Después de tantos años de alternancias políticas, la reflexión que nos hacemos muchos rondeños es muy sencilla: vote a quien vote nuestros problemas municipales siguen igual.
Mientras a algunas barriadas les sonríe la fortuna cada cuatro años por aquello de "yo te doy si tú me votas", a otros rondeños no nos hace "ni puñetero caso", y no nos reparan nuestras plazas ni calles aunque les llevemos un puñado de firmas. Creo, que llevando el carnet del partido por delante, nos harán mas caso.
Solo somos una serie de nombres en el censo.
Esta situación de abulia política nos trae como consecuencia la abstención, o el apoyo, a modo de escarmiento para los partidos tradicionales, a fuerzas o tendencias extremistas, que no hacen mas que complicar la vida democrática que tanto nos ha costado conseguir y santísimos quebraderos de cabeza nos está dando últimamente a causa de este motivo.
Y si no, que se lo pregunten a los catalanes que desean seguir perteneciendo a España.

Atrás
Salir