CORONEL CORRALES

 

Hijo de D. Cándido Corrales González y Doña maría Romero Gámez, Rafael Corrales, nació (1.897)y vivió en Ronda hasta que, en fecha 28 de Agosto de 1.912 ingresó en la academia militar de Toledo, en la que realizó los estudios que le llevarían a ejercer el empleo de teniente de 2º grado de Infantería. De su estancia en Toledo, hay constancia del buen aprovechamiento en sus estudios. Existe una nota en la que se califica su conducta de "sobresaliente" amparada en el Art. 29 de la R.O.C. de 22/3/1913 (D.O. n° 93). Su primer destino lo tuvo en Junio de 1.915, en el regimiento de San Roque (Cádíz). De San Roque pasó a Algeciras y el 25 de Diciembre de 1.915, por oficio del gobernador militar del campo de Gibraltar, fue autorizado a dirigirse por ferrocarril, con la 1ª Compañía de su regimiento a Ronda, para asistir a los actos programados el día 16 de Diciembre, en orden a la entrega de un cuartel.
Sin lugar a dudas se trataba de la donación de Doña Carmen Abela al Ministerio de la Guerra del recién construido Cuartel de la Concepción.
En 1.921 es ascendido a capitán y su nuevo destino será Oviedo, al Regimiento del Príncipe nº 3.
En Junio de 1.922 será de nuevo movilizado, pero en esta ocasión a Marruecos, al batallón destinado en Dar Drius, situado en la zona mas septentrional de las antiguas posiciones durante los echos de Annual, donde los españoles sufrieron más de 12.000 bajas.
En 1.924., y a las órdenes de Gonzalo Queipo de Llano, intervino en la operación sobre el poblado de Beni-Salah.
 Igualmente, asistió al establecimiento de los nuevos puestos en la Loma Arapiles, regresando de nuevo a Ben-Karrich para proteger la retirada desde Zinatx de la Columna Riquelme.
Como era de esperar, el ataque por sorpresa no tardó en producir-se. En el transcurso del
combate, recibió la orden de atacar una Loma fuertemente defendida por el enemigo; al efectuar el asalto, fue herido en una pierna, siendo el primero en llegar al punto pretendido junto a un sargento y siete legionarios que resultaron todos heridos; además, casi inmediatamente, nuestro paisano sufrió otro balazo en el brazo izquierdo y posteriormente otro en el pecho (de pronóstico grave). La retirada por los sanitarios de nuestro militar, fue realizada en tales condiciones, en pleno fragor del combate, que, en su evacuación, sufrió la fractura de dos costillas al caer de la camilla al suelo".
Conducido al Hospital de Tetuán, continuó en el curso de su curación hasta el 5 de Octubre en que fue trasladado al Hospital de Carabanchel (Madrid) y el 6 de Diciembre al Hospital Militar de Málaga.
El 31 de Enero de 1925 se le autorizó su traslado a Ronda, continuando en esta ciudad hasta el 30 de Abril en que, en situación de activo, queda disponible en la 2a Región y destinado, ya curado, al Tercio de Ceuta, el 10 de Mayo, pasando a la posición de Riffieu donde permaneció hasta el 18 de Marzo de 1926 en que fue trasladado a la 2' Región Militar (Sevilla), al Regimiento Soria n° 42 con  
el grado de Comandante.
Dentro de la demarcación militar de esta región, el Comandante Corrales se ocupará de diferentes servicios desde el de Auxiliar de Somatenes (cuerpo creado por Primo de Rivera) a jefe de conducción de locomotoras de la época.
Al proclamarse la I la República, don Rafael Corrales presta juramento de fidelidad y cesa en el disuelto Cuerpo de Somatenes, quedando disponible en diferentes destinos, dentro siempre de la Segunda Región Militar a las órdenes del General D. Gonzalo Queipo de Llano.
En fecha 24 de Enero de 1934 contrajo matrimonio con Da Engracia Hereza García.
El resto del tiempo, hasta la fecha del levantamiento contra la República, el 18 de Julio de 1936, lo pasa este militar como instructor de Prácticas Militares en diversos puntos de la Región, más frecuentemente en Cerro Muriano (Córdoba).
El día 18 de Julio, por orden expresa y personal del Gral. Queipo de Llano, el Comandante Corrales ha de salir por Sevilla publicando el Bando que proclamaba el Estado de guerra.
Durante la guerra civil obtuvo muchas victorias. Ya al final de la contienda interviene en los duros combates de Peñarroya, Bélmez y Espiel y pasa a Córdoba, donde es ascendido al empleo de Coronel de Infantería (1939).
El 25 de Marzo de 1940 (hacía más de un año que la Guerra había terminado), en su pabellón del Cuartel, en la plaza de Córdoba, murió este militar a consecuencias de un infarto fulminante a los 43 años de edad. Al margen de otras consideraciones, don Rafael Corrales Romero está considerado, dentro y fuera del ejército, como ejemplo de militar valeroso, pero humilde y sencillo.

 

AtrĂ¡s