Villa Apolo

VILLA APOLO

Fachada principal

 

Al salir del barrio de San Francisco por la calle Torrejones para tomar la carretera de Algeciras, entre varias casas que se encuentran al margen derecho de esta podemos apreciar el inicio de un carril cuya finalidad es la de conducirnos hasta la ermita de la Virgen de la cabeza y las cuevas de San Antón.
Aproximadamente a medio camino y a la derecha podremos observar una vivienda que está en muy mal estado. Es Villa Apolo, o como la inmensa mayoría de rondeños la conocemos, la " Casa Rúa"
En la fotografía que se encuentra En la parte superior de esta página se puede apreciar el estado original de la fachada.
Para situarnos en los inicios de esta bella construcción debemos ir a principios del siglo XX cuando el Maestro de obras Rúa, empieza a construir esta casa de veraneo.
Al principio no se planteó construir ni la piscina ni la pista de tenis, que luego serían el símbolo de aquella casa como de familia "bien" de los años 50, cuando tener un "chalet" con piscina era todo un lujo.
Es de admirar las vistas privilegiadas que posee y su diseño no menos acertado,. una entrada señorial y una distribución que contaba con todas las comodidades, teniendo en cuenta la época en la que se erigió.
En principio el proyecto albergaría otras dos casas, que no llegaron a realizarse, y en 1914 finalizó la obra.
Sabemos que el fotógrafo Miguel Martín plasmó con su cámara esta casa en los años de su máximo esplendor. Estas instantáneas aún las conserva una nieta del consttuntor,
En los años 50, había cambiado de propietario. Este Fue Don José Hens, afamado médico procedente de Córdoba y de origen austriaco y su esposa Doña Apolonia Tienda, y de ahí que pasara a llamarse "Villa Apolo".

Parte superior de la fachada


Según algunas personas que conocieron a esta familia decían que tenía varios hijos, y que estos eran unos virtuosos a la hora de cantar y para tocar instrumentos musicales. de hecho en la casa había dos pianos, imagen de estos que han quedado grabados en la memoria de muchos rondeños que por allí pasaron.
Durante esta época se construyó la piscina y la pista de tenis de cemento. La casa desde un principio contaba con un sistema bastante rudimentario para abastecerse de agua a pesar de su imagen de mansión.
De hecho, el pozo del que se extraía el agua, se ubica tras un desnivel que se encuentra tras la torre que está al final de la explanada donde se asienta Villa Apolo.
Antes de continuar debemos aclarar que, según algunos historiadores, la torre vigía fue construida por los franceses durante la ocupación de Ronda en la Guerra de la Independencia, cuya función era controlar desde la distancia el paso por el Puente Nuevo. De ahí que se observe perpendicularmente nuestro puente y el acceso a la torre se encuentre en un primer piso, como construcción de carácter defensivo.
Tras la mencionada torre hay que descender unos 15 metros para encontrar en un hueco en la pared un pozo y la bomba eléctrica de extracción, todo ello protegido tras una reja de hierro para que nadie pudiese caer a dicho pozo.
El agua era conducida hasta la azotea de la casa,, donde se almacenaba en un gran depósito desde el que se distribuía por la
vivienda.
Así mismo, el abastecimiento de la electricidad se hacía desde el barrio de San Francisco. De hecho partía desde un poste de madera que se encontraba al comienzo de la estrecha carretera que desciende hasta la central eléctrica. Este tendido llegaba a través de varios postes hasta Villa Apolo. En el costado de la casa que daba a la piscina, y en una pequeña hornacina, se encontraba el contador de la luz.
Según nos relatan las personas que pasaron por esta finca, allí se celebraron bodas,comuniones (contaba con capilla propia que puede verse en la foto).
o fiestas de sociedad de todo tipo. Cada año, cuentan, un sacerdote francés pasaba el verano con la familia y oficiaba la misa en latín.

Capilla


Si la foto en blanco y negro de esta capilla fuese en color, apreciaríamos la bellísima policromía que revestía su interior y la imagen de la Stma Trinidad que la presidía.
Hoy de todo aquello solo quedan algunos restos.
De hecho, "la piscina, que todos comentaban que era bastante moderna para la época,es practicamente un basurero; y la pista de tenis de cemento y la capilla, que se encontraba en la parte baja de la casa a la entrada del jardín,como antes cité, están en muy mal estado.
Subiendo por las escaleras nobles de la entrada principal se llegaba hasta el salón. Allí nos imaginamos los que conocimos aquella estancia, que se encontrarían las cristaleras que todos calificaron como muy bonitas, pues cuando quedaban iluminadas por el sol eran una maravilla.
En la planta baja,se ubicaba la vivienda de servicio o de los guardas que no se comunicaba con la zona principal.
En la azotea había un aljibe de piedra tallada que debía tener muchísimos años y en la parte baja de esta se encontraba la campana de la capilla.
Entre el abandono, relatos de fantasmas, de voces espectrales y demás sucesos paranormales de los que no hay mas que habladurías, otros seres de lo mas humano han utilizado esta vivienda como les a venido en gana. Lo que no se han llevado aún permanece allí, esperando que la "burocracia" de nuestra "Querida España", como cantaba Cecilia, se acuerde de desbloquear el proyecto que comenzó en los años 80 uno de sus últimos propietarios, el arquitecto Don José María Sánchez Robles y Tarín. Este, contemplaba la construcción de un hotel de lujo y una zona residencial. Comienzan los problemas y empieza un litigio con el Ayuntamiento/Junta que dura ya mas de 30 años y que ha obligado a modificar varias veces el proyecto. Y tal como están las cosas, nos tememos lo peor.

Fachada en la actualidad
Imágen de la fachada de hace unos años.


Para los que conocimos, adecentamos y limpiamos esta casa allá por el comienzo de los años 80, cuando se celebraban en ella Tebaidas y campamentos de los grupos Luz Vida de jóvenes salesianos, nos da pena como la dejadez y el olvido y la rapiña de otros, acabarán sumiendo este edificio y todo su entorno en el olvido.

Edificio visto desde una esquina

Atrás

Salir